LibroFicción ONG Redes Republica de los Blogs Gran Estadio Sexo con Eva CocheCar Comemos en Madrid Doble Pivote Reino de Corazones República de famosos Cine Público República Insólita El Fantasma de la Moncloa
  • may9

    Un colegio católico defiende su derecho a poner supositorios a sus alumnos

    Publicado por Justin Case

    El Collegium Josephinum (CoJoBo) de Bonn está luchando a calzón quitado con el ayuntamiento de la ciudad para poder seguir administrando supositorios a sus alumnos cuando estén convalecientes. Una investigación del concejo cuestiona la idoneidad de la medida. El hecho de  que uno de sus profesores haya sido investigado por abuso sexual de dos alumnos no ayuda a las pretensiones de la dirección.

    Según informa la versión alemana de The Local, en los colegios alemanes es una práctica habitual administrar a los niños supositorios analgésicos para remediar migrañas, dolores de estómago o luxaciones. Sin embargo, una investigación llevada a cabo por el Ayuntamiento de Bonn se pregunta si es conveniente recurrir a estos medicamentos, teniendo en cuenta su vía de administración.

    Uno de los médicos que ha colaborado en el informe apunta sostiene que “utilizar un supositorio como caso de emergencia con niños mayores que un bebé supone una contradicción en los términos: si se trata de una emergencia verdadera, los supositorios no son eficaces, y si se utilizan para aliviar los síntomas, entonces no se trata de una emergencia”.

    El director de CoJoBo, Peter Billing, se defiende alegando que los supositorios sólo se administran en casos agudos “y siempre en presencia de un tercero”. Lo que viene siendo un menage a trois. “Las inyecciones sólo las pueden poner los médicos y las pastillas tardan bastante más en hacer efecto”.

    Pero un segundo informe, llevado a cabo por una socióloga, defiende el “uso responsable de esta medicación inusual” por parte del colegio y, adelantándose a las lógicas suspicacias, advierte que no hay “ninguna asociación sexual” durante su administración. El responsable de salud del colegio, a la sazón, un sacerdote, puntualiza que desde 2010 sólo se ha puesto un supositorio en toda la escuela. Y fue con consentimiento paterno.

    ¿Ves cómo es mejor que la aspirina?

    Visto en The Local.

    A propósito:

    -Milagro en Rusia: Desaparece el peluco de 250.000 dólares de la muñeca del patriarca ortodoxo

    -Cuando a la Iglesia el aborto no le parecía tan mal

    -Catálogo de perversiones bíblicas

     

  • 4 comentarios

    RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

    Deja un comentario