LibroFicción ONG Redes Republica de los Blogs Gran Estadio Sexo con Eva CocheCar Comemos en Madrid Doble Pivote Reino de Corazones República de famosos Cine Público República Insólita El Fantasma de la Moncloa
  • mar27

    Cuando las barbas de tu vecino…

    Publicado por Jaime Peñafiel

    La noticia de que el presidente Matas había sido condenado a seis años, por cinco delitos, cayó, en el hogar de los duques de Palma en Washington, peor, mucho peor, que la de su imputación hace un mes.

    Iñaki Urdangarin estaba tan seguro, ingenuamente seguro, de que el ex presidente balear iba a salir absuelto de esta causa, la primera de veinte que todavía tiene pendientes, y, en todo caso, con una leve condena, que el duque de Palma ya tenía redactado un comunicado contra la prensa y los fiscales. En su línea de aquel primero en el que culpó a los periodistas de estar dañando a la Familia Real y a su propia familia.

    Hay quienes sueñan que son felices pero, desde hace una semana, el despertar de Iñaki y Cristina en su casoplón de la capital federal norteamericana, viene siendo de infarto, demostrándoles todo lo contrario.

    Primero fue la declaración del juez de no haber creído ni una sola palabra de la larga exposición del duque de Palma. La estrategia de responsabilizar de todos los desmanes a su socio, gran error de su abogado, no ha dado resultado. Según el magistrado, siempre estuvo al mismo nivel que Torres y no que su relación era solo representativa por ser quien era.

    Como consecuencia de ello, ha trascendido que Su Señoría va a sentarle en el banquillo por cuatro delitos: malversación, prevaricación, falsedad documental y fraude a la administración pública. Uno menos que los cinco por los que el ex presidente balear ha sido condenado a seis años. Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, más vale que Iñaki ponga las suyas a remojar.

    Tras esta sentencia, fácil es deducir que al yernísimo pueden caerle, como mínimo, cuatro años de cárcel. De todas formas, no hay duda que el “caso Urdangarin” sigue idéntica pauta que el “caso Matas”.

    Mal deben ir las cosas entre el abogado y cliente para que el inefable Mario Pascual Vives, cuyas declaraciones a la prensa a pie de calle siempre inolvidables por lo surrealista, ha decidido cortar este tipo de comparecencias y guardar silencio. ¿Por orden del señor Urdangarin?

    Por otro lado, no ceden las presiones para que el juez Castro llame a declarar a la infanta Cristina, imputada o testigo. Se considera que puede hacerlo como “partícipe lucrativa”, al igual que el juez Josep Maria Pijuan, del “caso Palau” con las esposas deFelix MilletJordi Montull, responsables, en su día del Liceo de Barcelona.

    De hecho, el juez ha ido mucho más lejos al imputar, incluso, a la hija de Montull, incautándole dinero y fincas. Sin importarle que todas ellas queden “estigmatizadas”, ridículo motivo por el que el juez Castro decidió, según se publicó, no llamar a la infanta.

    Su Señoría, consciente de tal tontería, con perdón, que presuntamente había dicho, niega ahora tal cosa, reconociendo que es “una palmaria falsedad que ni tan siquiera admite disculpa”. Como suele suceder casi siempre que se mete la pata, se intenta culpar, en este caso a Manos Limpias, de haber sacado de contexto las palabras del magistrado.

    Como consecuencia de todo esto, la infanta Cristina que ha viajado estos días a Barcelona para una reunión en La Caixa y también a Madrid, no lo hará, posiblemente, en Semana Santa para disfrutar de vacaciones. Tampoco el 14 de mayo, aniversario de las bodas de oro de sus padres que, no solo por el caso Urdangarin, sino por la situación familiar, posiblemente, no haya nada que celebrar.

     

  • 1 comentario

    • Comentario by Mariola — 27 marzo, 2012 @ 21:24

      Muy bien expresado Sr. Peñafiel, como siempre ha dado Vd. en la diana. Desgraciadamente, la justicia no es igual para todos, si así fuera, la Infanta Cristina debería ser igualmente imputada, ya que es muy difícil de creer que no estuviera al tanto de los negocios de su marido.

    RSS feed para los comentarios de esta entrada.

    Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.