LibroFicción ONG Redes Republica de los Blogs Gran Estadio Sexo con Eva CocheCar Comemos en Madrid Doble Pivote Reino de Corazones República de famosos Cine Público República Insólita El Fantasma de la Moncloa
  • mar24

    El 31 de marzo de 1981, que era martes, El País publicaba , en las páginas 19 y 20, una extensa crónica de su enviado especial, Pablo Sebastián, en la que recogía su conversación con el ex presidente Adolfo Suárez, durante su regreso a Madrid desde Panamá y con el que aparecía fotografiado. El hoy fundador y responsable de Republica.com escribía que "nada más despegar el avión del aeropuerto de la capital panameña, ofreció a Suárez un paquete de periódicos y revistas, entre ellas el último número de Hola, en cuya portada aparecía el reportaje-entrevista que Jaime Peñafiel (un servidor) hizo al duque de Suárez en Contadora días atrás". Es muy de agradecer la honestidad de Pablo Sebastián reconociendo que este columnista le había...

  • mar17

    Lo más importante, por no decir lo único importante de la reboda, para la renovación de los votos matrimoniales, ha sido conocer al consorte de la jueza Mercedes Alaya. Desde que Su Señoría se convirtiera en un mito, me obsesionaba saber quién era Jorge Castro, el hombre con quien se casó hace treinta años. Siempre he sentido curiosidad por los consortes de las mujeres famosas, de las mujeres importantes, ya fueran reinas, infantas, empresarias, modelos o artistas. Alguien, que lamento no recordar, definió al consorte como un ser en cuyo "estar-dos-en-recíproca presencia-de-uno-con el otro, es, a veces, imposible”. Personalmente, prefiero a un hombre que ame a una jueza en lugar de una jueza que necesite a un hombre para perpetuarse como madre. En este...

  • mar10

    Publicado por Jaime Peñafiel | Etiquetas: , ,

    11 – M

    La boda no tenía que haberse celebrado... ese día Hoy hace diez años y duele, como si hubiera sido ayer. Diez años ya del más terrible atentado de la historia de España, que había dejado casi doscientos muertos y miles de heridos con secuelas físicas y psíquicas de por vida. La tragedia de Atocha y otras atochas de la red ferroviaria de cercanías llenó de luto no solo Madrid sino a España entera. No durante días ni semanas sino meses. Menos a la Familia Real que, cuando apenas habían transcurrido poco más de dos, se dispuso a celebrar la boda del príncipe Felipe con la inefable Letizia. Con el boato propio de estos acontecimientos en las monarquías reinantes. Como si nada hubiera pasado,...

  • mar3

    Alfredo Fraile buen hijo, buen hermano, buen padre de familia numerosa y enamorado de su esposa, María Eugenia, es el hombre que durante casi veinte años dirigió la vida artística, como manager, y la privada y sentimental, como amigo, de Julio Iglesias. Como tal, desvela esta semana los secretos confesables (tal es el título de sus memorias, publicadas por Ediciones Península del Grupo Planeta, que este año cumplen su 50 aniversario) y algunos también "inconfesados" del artista español más internacional de todos los tiempos. El libro va a conmocionar no solo al mundo artístico sino también al social (Isabel Preysler es una de las protagonistas). A pesar de que Alfredo es uno de esos personajes que, al igual que este columnista,...

  • feb24

    Después del burlesco especial sobre el 23F, en su XXXIII aniversario, presentado por Évole, ese muchacho que no se peina ni se afeita (pienso que si se lava), indignó al personal por la lamentable pantomima que se hizo de uno de los sucesos más tristes, dramáticos y lamentables de nuestra reciente historia. Pienso que el tal Évole, que no vivió aquella noche (solo tenía seis años), se ha pasado desvergonzadamente. A quien no entiendo es a quienes habiendo padecido en sus propias carnes el drama de aquella noche se hayan prestado a esta lamentable farsa que tampoco es original sino una malísima imitación de lo que Orson Welles (nada que ver con Évole, of course) realizó a propósito de un ingenioso y convincente...

  • feb17

    En cierta ocasión, una azafata amiga mía, de servicio en un vuelo en el que viajaba doña Sofía, preguntó a Su Majestad por sus hijas. La Reina, molesta por la confianza de la aeromoza, le respondió en un tono bastante cortante: "¡Se referirá usted a las infantas...!". Hoy, le tendrían que preguntar, le gustara o no, por el impresentable de su yerno o  por la imputada de su hija. Aquella era una época en la que a don Juan Carlos no se le cuestionaba como Rey ni se pedía su abdicación; ni a doña Sofía como Reina ni se le criticaba; ni al Príncipe ni a las infantas a los que se les llamaba con respeto Altezas Reales. Se trataba, entonces, de una...