LibroFicción ONG Redes Republica de los Blogs Gran Estadio Sexo con Eva CocheCar Comemos en Madrid Doble Pivote Reino de Corazones República de famosos Cine Público República Insólita El Fantasma de la Moncloa
  • jul7

    Argentina no es el Barça

    Publicado por Julián García Candau

    La selección argentina no puede jugar como el Fútbol Club Barcelona, como pretende su seleccionador, porque solamente cuenta con Lionel Messi y Javier Mascherano. Sergio Batista está equivocado. Para practicar el juego barcelonista necesita en el centro del campo a Xavi, Iniesta y Busquets y Mascherano, Banega y Cambiasso no son los equivalentes.

    Argentina ha vuelto a tropezar en la Copa América. Esta vez con Colombia contra la que tampoco pasó del empate y con cero goles. Juega en casa y está obligada a satisfacer a su hinchada cuya facilidad para manifestarse violentamente es sobradamente conocida.

    Si no derrota a Costa Rica y se asegura el pase a la siguiente ronda las manifestaciones violentas pueden ser la nota destacada de la presente edición del torneo suramericano. Los diarios de Buenos Aires han cargado contra su selección y están poniendo en cuestión la auténtica valía de Messi.

    Un equipo no puede obtener triunfos con tan pocos valores como los que pone en liza Batista. La zona media no es creativa y quien mejor maneja la pelota, el valencianista Banega, está en una de sus fases negativas. El seleccionador, además, insiste en alinear a Cavani y Tévez y solamente recurre a Kun Agüero en los minutos en que hay que buscar el milagro.

    El técnico argentino está equivocado. Las fórmulas futbolísticas no son aplicables como si se tratara de un antibiótico contra una bacteria. Los sistemas no valen para todos. En España fracasó la idea de jugar a lo argentino para imitar la belleza del juego del San Lorenzo de Almagro. La idea vale si quienes la han de interpretar están en condiciones de hacerlo.

    Argentina, para justificar el fracaso, tiene el recurso de poner en solfa a Messi, jugador al que no acaba de ver. No se percata de que alrededor no tiene el abrigo de quienes le acompañan en el Barcelona.

  • No hay comentarios

    Aún no hay comentarios.

    RSS feed para los comentarios de esta entrada.

    Deja un comentario