LibroFicción ONG Redes Republica de los Blogs Gran Estadio Sexo con Eva CocheCar Comemos en Madrid Doble Pivote Reino de Corazones República de famosos Cine Público República Insólita El Fantasma de la Moncloa
  • mar2

    Un símbolo: nunca hubo gala de los Oscar tan sosa como la del pasado domingo. El triunfo de una película extranjera culmina el proceso de lento deterioro de una industria que, desde los 70, ha iniciado un paulatino e imparable declive. Incluso se rumorea que el año que viene la ceremonia ni siquiera se celebrará en Los Ángeles. ¿Quiere eso decir Nueva York? ¿O, más reveladoramente, Londres, Pekín o Dubai?